Night Earth

Albuquerque, New Mexico, United States

Cargando mapa...

Albuquerque es la ciudad más grande de Nuevo México, Estados Unidos, con una población de aproximadamente 560 218 personas en 2021. La ciudad está ubicada en la parte central del estado y cubre un área de 189.5 millas cuadradas. La ciudad es conocida por su cultura, historia y arquitectura únicas. Albuquerque tiene una rica historia y alberga varios museos y centros culturales, incluido el Museo de Albuquerque, el Museo de Historia Natural y Ciencias de Nuevo México y el Centro Cultural Indian Pueblo.

Cuando se trata de las luces nocturnas de la ciudad, Albuquerque es una ciudad vibrante que cobra vida después del anochecer. La ciudad es conocida por su hermoso cielo nocturno, que suele estar iluminado por el resplandor de las farolas, vallas publicitarias y otras luces artificiales. Las luces nocturnas de la ciudad son particularmente prominentes en el centro de la ciudad, donde las luces de neón de la Ruta 66 y los edificios de gran altura se suman al horizonte único de la ciudad. Otros lugares destacados que se iluminan por la noche incluyen el Sandia Peak Tramway, el Teatro Kimo y el histórico Teatro KiMo.

Sin embargo, las luces nocturnas de Albuquerque no carecen de inconvenientes. La ciudad tiene un nivel moderado de contaminación lumínica, que puede afectar tanto a la vida silvestre como a la salud humana. La contaminación lumínica es causada por el uso excesivo de luces artificiales y puede tener un impacto significativo en el medio ambiente, particularmente en animales nocturnos como murciélagos y búhos. En Albuquerque, el mayor contribuyente a la contaminación lumínica son las farolas de la ciudad, que a menudo son más brillantes de lo necesario y se dejan encendidas durante largos períodos de tiempo. Además de las farolas, otras fuentes de contaminación lumínica en Albuquerque incluyen edificios comerciales y residenciales, vallas publicitarias y letreros luminosos.

A pesar de estos desafíos, la ciudad de Albuquerque ha tomado medidas para reducir su contaminación lumínica. La ciudad ha implementado un programa para modernizar sus farolas con bombillas LED de bajo consumo, que emiten menos luz y son más fáciles de controlar. La ciudad también ha desarrollado una ordenanza de iluminación que regula la intensidad y duración de la iluminación exterior, particularmente para edificios comerciales e industriales. Estos esfuerzos han ayudado a reducir la contaminación lumínica de la ciudad y preservar su belleza natural única.

En cuanto a la vida cotidiana en Albuquerque, la ciudad tiene una población diversa con un rico patrimonio cultural. La ciudad alberga varias universidades, incluida la Universidad de Nuevo México y el Colegio Comunitario Central de Nuevo México, que atraen a estudiantes de todo el mundo. Albuquerque también alberga varias empresas de tecnología, incluidas Intel y Sandia National Laboratories, que brindan oportunidades laborales a los residentes. La ciudad tiene una próspera escena artística y cultural, con varias galerías y museos que exhiben el trabajo de artistas locales.

Uno de los hábitos únicos de las personas que viven en Albuquerque es su amor por los globos aerostáticos. La ciudad alberga la Fiesta Internacional de Globos Aerostáticos de Albuquerque, que se lleva a cabo cada octubre y atrae a miles de visitantes de todo el mundo. El festival presenta cientos de coloridos globos aerostáticos que vuelan sobre la ciudad, creando un espectáculo impresionante que disfrutan los residentes y visitantes por igual.

Albuquerque es una ciudad vibrante con una rica historia, una población diversa y una cultura única. Sus luces nocturnas son una característica destacada del horizonte de la ciudad, pero también contribuyen a su contaminación lumínica. A través de los esfuerzos para reducir la contaminación lumínica y preservar su belleza natural, la ciudad está trabajando para garantizar que las generaciones futuras puedan disfrutar de su encanto y carácter únicos.